Fresquiticos

02/12/2016

Nicole Birkner es estudiante de undécimo año del Lincoln School, ella siempre se ha caracterizado por su perseverancia, por su excelente rendimiento académico, por su liderazgo nato, pero especialmente por esa pasión que brilla en sus ojos cuando se trata de lograr una meta.
“Fresquiticos” es el ejemplo más claro de la gran visión que tiene esta joven.
“Fresquiticos” es un proyecto que nace del curso Personal Project, impartido por el profesor Randall Torres y consiste en el desarrollo de un negocio propio en un periodo de 6 meses. Este curso de convierte en la escalera para lograr uno de los más grandes sueños de Nicole, iniciar con su propio negocio.
Nicole se inspiró en su gran amor por las gaseosas para formular una bebida elaborada de ingredientes naturales, pero con la consistencia de una bebida gaseosa. Para hacerlo aún más original y llamativo Nicole decide basar esta bebida en sabores costarricenses tales como: mango, fresa-mora, limón-mandarina, piña, guanábana, maracuyá.
Ella buscaba también la manera de cambiar los efectos negativos de la gaseosa y poder desarrollar un mismo concepto, pero con un enfoque saludable, esto con el fin de luchar contra problemas de obesidad y enfermedades tales como diabetes o enfermedades cardiovasculares. Logra su objetivo reemplazando la gran cantidad de azúcar que una bebida gaseosa contiene normalmente, por agave néctar.
Y así es como Nicole da pie a su gran sueño.
Fresquitos obtuvo la calificación más alta del curso, además demostró ser todo un éxito gracias a la gran aceptación de los consumidores, estando presente en ferias (entre ellas la feria de emprendedurismo de la UCR) e inclusive recibiendo ofertas económicas para llevar este proyecto al mercado costarricense. Basado en esto, Nicole decide llevar el proyecto a la siguiente etapa y seguir luchando por su sueño.
En este proceso Nicole topa con su primer obstáculo el cual sería la falta de medios económicos para poder crear su propia empresa. Y es cuando descubre que existe una competencia para estudiantes de colegio llamada Diamond Challenge, en donde se premia al mejor plan de negocio y este ganador obtendría un premio monetario para poder desarrollar su propio negocio. Uno de los requisitos para participar en la competencia era que los grupos se conformaran de 2 o más personas y es cuando Nicole decide aliarse con uno de sus amigos, Diego Uribe, del colegio Panamericano. Investigando un poco más acerca dicha competencia ambos deciden que este proyecto debía convertirse en algo más que en el lanzamiento de un producto, ya que ellos buscaban generar un modelo de impacto social a través de un negocio.
El proyecto busca impactar de manera positiva a la comunidad de Fraijanes de Alajuela, por medio de un modelo económico circular en donde todos los miembros de la comunidad se verán beneficiados mediante el comercio y la generación de nuevos empleos. También se busca colaborar con la escuela de Guachipelín de Escazú impartiendo clases de arte, fútbol y danza, una vez al mes, con el fin de que los niños puedan tener acceso a actividades extracurriculares y evitar los riesgos sociales a los que estos niños y jóvenes se enfrentan día con día. “Fresquiticos” también buscó la manera de colaborar con el medio ambiente, ya que los envases de las bebidas son de vidrio, desarrollando inclusive campañas de reciclaje que consistirían en la regalía de un “Fresquitico” a cambio de la entrega de 6 botellas vacías.

Después de un largo y bastante competitivo trayecto, “Fresquiticos” logra clasificar en el Top 10 del Diamond Challenge, en donde Nicole y Diego compitieron con más de 1.000 estudiantes provenientes de 22 países alrededor del mundo. Este siguiente paso logró que las ganas de estos jóvenes de comerse al mundo crezcan cada vez más.

Finalmente, Nicole y Diego viajaron el pasado 11 de abril a la Universidad Delaware luego de calificar como finalistas junto con tres equipos más. Durante su estadía en Delaware los jóvenes recibieron una capacitación de distintos temas para poder desarrollar su futura empresa de la mejor manera.
Nicole y Diego presentaron su proyecto ante un jurado y finalmente lograron obtener el segundo lugar del Diamond Challenge, recibiendo $6.500 como premio.

Dentro de muchos de los aspectos que Nicole aprendió en esta experiencia, la principal lección es nunca dejar ir una buena oportunidad. Nos comparte que los jóvenes están todos los días expuestos a experiencias positivas y grandes oportunidades y que normalmente no las ven como tal, no obstante, su forma de ver las cosas ha cambiado mucho.
“Todo es una oportunidad, cualquier persona que conozcas, un correo que te manden, todo es una oportunidad para superarse y para llegar más lejos de lo que pensás llegar. Todo el mundo puede llegar donde nosotros llegamos, es hora de seguir haciendo visible a Costa Rica en el radar” nos comparte Nicole.

Nicole hace un llamado a los jóvenes a encontrar su verdadera pasión, descubrir el potencial que tienen y salir a conocer el mundo de oportunidades que existe actualmente.
¡Muchachos ustedes son un orgullo nacional, no dejen que nada ni nadie los detenga!