Andrew Olsen

17/02/2021

Andrew Olsen: el deporte como herramienta para ser mejor persona

Por recomendación médica, Andrew empezó a nadar a los 11 años. Cinco años después, este Trojan destaca en el deporte acuático, especialmente en el estilo pecho. En el Ranking Nacional de la categoría Juvenil B (15 a 17 años) posee las siguientes marcas:

  • Primer lugar en 100 metros Pecho.
  • Segundo lugar en 200 metros Pecho.
  • Tercer lugar en 50 metros Pecho.

Pese a estas posiciones, para él la participación en el deporte no se trata solamente de colocarse medallas en el cuello. Es más la idea de mejorar continuamente y tomar el deporte como una plataforma que le permita crecer en distintas facetas de su vida.

La atracción por el nado de pecho se relaciona con la dificultad que exige. Andrew explica que este es el único estilo que no es cíclico, presenta movimientos complejos, hay pausas por lo que cada brazada inicia de forma separada y el movimiento requiere fuerza.

Torneo FECODA

La Federación Costarricense de Deportes Acuáticos (FECODA) organizó en diciembre anterior, un torneo que reunió a más de 150 nadadores en divisiones femenino y masculino. Dicho evento se realizó en La Sabana, bajo estrictas normas sanitarias para resguardar la integridad de los atletas.

Recientemente Andrew cambió de categoría, situación que resulta difícil para los nadadores pues dejan de ser los experimentados y se convierten en los principiantes de la nueva categoría. Además, las restricciones impuestas por la pandemia se convirtieron en un obstáculo que lo obligaron a cambiar de equipo y detener por completo su participación de la actividad deportiva. Él tardó hasta 3 meses para recuperar su nivel competitivo, luego de que flexibilizaron las medidas.

Pese a estos factores, Andrew obtuvo dos medallas de plata en ese torneo: en los 200 metros estilo pecho y 200 metros combinado.

“Fue un torneo fuera de lo usual, la natación es un deporte muy social. Este torneo fue muy diferente yo veía a mis compañeros de otros equipos y los quería saludar, pero no podía porque había que mantener el distanciamiento”, dijo.

¿Aceptas el reto?

Imagine dedicar 4 horas diarias, todos los días, a una rutina de entrenamiento. Además, cumplir con las obligaciones de estudiante de Secundaria… al inicio no parece complicado, pero con el tiempo se puede convertir en una pesada carga.

Andrew admite que su repetitiva rutina de entrenamiento le aburre, sin embargo, encuentra desafiante cumplir con las exigencias al entrar al agua. Sentir dolor y en ocasiones casi ahogarse lo hacen sentir vivo, esto lo impulsa a seguir avanzando y superar los retos que impone su rutina.

Recientemente, Andrew participó en el primer torneo del año organizado por la FECODA. Allí compitió en los 200 metros pecho y 400 metros libre, donde obtuvo medalla de oro y bronce respectivamente.